Discipulo. Entonces, ¿el sepulcro de Hiram Abiff está en la misma Novena Esfera?

samael ante microfonoMaestro. Pues, el SEPULCRO DE HIRAM ABIFF HAY QUE BUSCARLO EN NUESTROS PROPIOS FONDOS ANIMALES; allí está el Sepulcro…

D. Es nuestro Cristo, ¿verdad Maestro?

M. HIRAM ABIFF ES NUESTRO REAL SER, él es el Señor, es el Maestro Secreto, ¿no? Él está en el “sepulcro” y el “sepulcro” somos nosotros mismos, son nuestros propios bajos fondos animales; él está bien muerto ahí y HAY QUE RESUCITARLO…

D. En los textos de la Masonería Filosófica, esta gente todavía dicen que van a encontrar a Hiram Abiff; y nosotros sabemos que Hiram Abiff son los Maestros Resurrectos. Ellos dicen que cuando encuentren a Hiram Abiff, va a resucitar nuevamente la Masonería. Y si ya está resucitando en nosotros, porque en la Gnosis ya hay Maestros, y estos Maestros Resurrectos son precisamente Hiram Abiff. Entonces ellos todavía está esperando esa cosa…

M. Pues, “El Rey ha muerto; viva el Rey!” El Rey, Hiram Abiff, hay que buscarlo dentro nosotros mismos, y hay que resucitarlo dentro de nosotros mismos. De manera que, mientras no resucite Hiram Abiff, muertos estamos. Lo importante es resucitarlo.

D= Discípulo

M= Maestro, Samael Aun Weor