Dice el V. M. Samael Aun Weor a sus discípulos; En el viejo Egipto, existió una tremenda Sabiduría Neptuniano Amentino que venía del Continente de la Atlántida. Yo tuve cuerpo en Egipto, cuerpo que conservo todavía. Si a mí se me dijera: “Tú moriste en Egipto”, diría: “Nací en Egipto, no morí en Egipto” y conservo mi cuerpo físico todavía.

De manera que conozco perfectamente todos los Grandes Misterios Egipcios. Cuando yo llegué a Egipto, pues, cuando fui tomar el cuerpo allá, pues todavía estaba…, venía de capa caída…

Un cierto día, de esos tantos, y estando todavía joven……volver al Camino; tuve que hacer un viaje por allá por un desierto. Llegué a una calle de esfinges (por cierto que yo hablaba de la calle esa de esfinges y hace poco la descubrieron). Esfinges blancas y negras así, que formaban una calle; en la parte alta había una subida así, de arena, un montículo de arena, allí había unas tribus nómadas; pasé por delante de esas tribus; atravesé la calle de las esfinges milenarias y llegué ante la Pirámide de Kefren…

A la sombra de la Pirámide me arreglé una sandalia. Y me recuerdo hasta eso……la correa un poco rota, la arreglé como pude y……ante la gran puerta y encontré un Guardián armado de espada flamígera……con su mandil (esa sí era la Masonería Esotérica), mandil Masónico……me dice: ¿Qué quieres?

¡Soy Shus, el suplicante genuflexo que vengo ciego en busca de la Luz!

¿Qué deseas, qué más quieres? ¡Luz!

Entonces me agarró así, de un brazo, e hizo girar una puerta enorme de piedra que resonó con la nota Do; y así, bruscamente……me tiró allá adentro, hacia adentro. Al entrar, me encontré con un cuadro ahí de losas blancas y negras. Entonces, ya adentro me sometieron a prueba…

La prueba del Hermano Terrible como hoy se pasa en Masonería es simbólica. Era más terriblela Prueba del Hermano Terrible allá en Egipto, porque le invocaban a uno…

…Muchas veces se cree encontrar una dicha en algún hogar que forma, y no es feliz tampoco en ese hogar: Sufre, llora y es infeliz; o nace o muere y tiene que sufrir, y tal dicha no tiene, y no la halla. Incapaz ante la Ley del Destino, indefensos como estamos; ineptos para poder hacer algo que nos haga dichosos; reconocer todo eso.

En esas circunstancias, me parece que lo mejor es trabajar para “morir” (eso es lo básico), para dejar de existir, para destruir eso, esa miseria que cargamos dentro. En Alquimia se dice: “Destruir el MERCURIO SECO, eliminar Mercurio Seco”…

En cuanto a Grados, Iniciaciones, ésas son cosas del Espíritu; son cosas íntimas que el Ser va pasando, que el Ser va viviendo, que el Ser…

Así que no debemos codiciar Iniciaciones, Grados… Lo que es básico para nosotros es eliminar la miseria interior que cargamos, eso sí es fundamental. Si procedemos así, incuestionablemente, vendrán las distintas REVALUACIONES DEL SER, y eso es lo que cuenta.

madre_dolorosaAsí pues, las distintas Reevaluaciones del Ser, solamente se logran a base de TRABAJOS CONSCIENTES Y PADECIMIENTOS VOLUNTARIOS.

Lo que nos interesa es, precisamente, morir para ser. ¡Son bellas las Reevaluaciones del Ser! Mas no se podrían lograr sino muriendo es sí mismos, aquí y ahora. A medida que vamos nosotros eliminando la miseria interior que cargamos, nuestro Ser va pasando por distintas Reevaluaciones, y eso es fundamental.

No importa que nombre le den a esas Reevaluaciones; que las llamen “Grados”, que las llamen “Iniciaciones”, eso no interesa; solamente nos interesa saber que las Reevaluaciones del Ser son posibles, cuando uno, de verdad, se dedica a eliminar la miseria interior que carga. Así, sí es posible lograr Reevaluaciones verdaderas del Ser.

Obviamente, si se quiere cambiar, tiene uno que volverse, de verdad, un OBSERVADOR COMPETENTE, aprender a observarse a sí mismo. Porque si uno no se observa a sí mismo, cualquier posibilidad de cambio se hace imposible. Pero si uno se observa a sí mismo, de momento en momento, va descubriendo, naturalmente, su propios errores. Es decir, se va AUTODESCUBRIENDO. Y en cada Autodescubrimiento existe AUTORREVELACIÓN.

Así pues, lograr uno el autodescubrimiento es básico para la autorrevelación. Cuando uno se divide entre OBSERVADOR y OBSERVADO, entre una parte que observa y otra parte que es observada, va bien: Descubre cualquier error en un momento dado.

Tengamos una situación, dijéramos, de lujuria: Si ha venido tal excitación, es suficiente como para que uno se observe a sí mismo y se de cuenta de que posee el Yo de la lujuria.

En cuanto a la forma CÓMO ESE YO SE PROCESA EN UNO, es cuestión de observación: Cómo se manifiesta en el intelecto; en qué forma se manifiesta un Yo de lujuria en el corazón; cuál es su modo de expresión a través de los Centros Motor, Instintivo y Sexual. Hay que conocerle todos sus modos, todos sus manejos.

Una vez conocidos, pues debe ser ENJUICIADO matemáticamente. Mucho más tarde, procederá uno a la ELIMINACIÓN. Para ello tiene que apelar a un Poder superior a la Mente (como yo les decía a ustedes en pasadas pláticas).

Ese Poder existe afortunadamente en nuestra anatomía oculta; ese Poder está relacionado con el AZOGUE EN BRUTO. Ese Azogue en Bruto de la Alquimia es el Esperma Sagrado, es dijéramos la SIGNATURA ASTRAL del Esperma, es el MERCURIO DE LA FILOSOFÍA SECRETA (STELLA MARIS).

Stella Maris, o sea la MADRE DIVINA KUNDALINI, como Signatura Astral del Esperma, o para ser más claros, como Signatura Astral del Mercurio, posee ese Poder Fohático, Flamígero, mediante el cual puede extinguir, desintegrar, reducir a cenizas al Yo de la Lujuria y a cualquier Yo que se necesite.

Así pues que lo que importa es SABER ORAR a Devi Kundalini, después de los consabidos trabajos de auto observación y análisis reflexivo. Durante la oración, los Tres Centros (el Intelectual, el Emocional y el Motor) deben estar unificados y concentrados en uno sólo, a fin de que la oración tenga verdadero poder.

Discipulo. ¿No importarían las palabras con que se exprese la oración si nosotros lo hacemos en conjunto con esos Tres Centros?

Maestro. Pues, normalmente, podríamos decir que un niño, por ejemplo, no tiene fórmulas para llamar a su mamá. Nosotros, no veo por qué tengamos necesidad de ciertas fórmulas para podernos dirigir a nuestra Madre Divina, no hay mejor modo, de dirigirnos a ella que el corazón tranquilo.

Si uno unifica los Tres Centros en uno solo (Corazón, Mente y Motor, el Centro Motor) los Tres Cerebros en uno, se nos hace entrar en conjunción o integración; poniendo la plena atención hacia adentro y hacia arriba se podrá en contacto con Devi Kundalini, Stella Maris, la Signatura Astral del Esperma, “la Esposa de Shiva”, como se dice en el Indostán, y entonces ella podrá, real-mente, con su Poder Flamígero, desintegrar el Yo que queremos desintegrar, el Yo que hemos observado, el Yo que hemos enjuiciado. Ése es el procedimiento técnico y científico, práctico, para eliminar nuestros errores psicológicos.

En Alquimia se dice: “Necesitamos de él; el Mercurio tiene poder para lavar nuestros errores, para limpiarnos”. El Agua pura, cristalina, azul, bellísima, seguramente puede limpiarnos. “El Agua que no moja”, el “Agua Cortante”, el “Agua Ígnea”, etc., son distintos términos para designar al Mercurio. Pero la Estrella Flamígera, es decir Stella Maris, la Signatura de ese Mercurio es lo que cuenta, ésa es la puede eliminar los errores psicológicos.

En oriente se llama “Kundalini”. Normalmente, es la que cuenta con ese Poder Flamígero; pero hay que usarlo. Si uno no usa ese Poder Flamígero entonces, ¿cómo va a poder eliminar los agregados psíquicos? La Mente no puede eliminarlos. La mente puede rotular defectos, pasarlos de un departamento a otro del entendimiento, esconderlos de sí mismos, esconderlos de los demás, pero no puede alterarlos fundamentalmente.

Si se quiere desintegrar cualquier defecto, si se quiere extirpar cualquier agregado psíquico, tenemos necesidad de apelar a Stella Maris, la Virgen del Mar, que está dentro de nosotros mismos, aquí y ahora. Cada uno tiene la suya propia (particular, individual). La cual, como ya les dije a ustedes, es una parte de nuestro propio Ser, es nuestro propio Ser pero derivado.

Samael Aun Weor

Guardar