Para ser hombre se necesita de los cuerpos físico, astral, mental, causal y haber recibido los principios anímicos y espirituales. No todos poseen estos cuerpos, antes uno no es más que un animal intelectual condenado a la pena de vivir.

¿Cómo se crean estos cuerpos? El fundamento de toda la Gran Obra está en la elaboración del Mercurio, para ello se necesita un artífice que es el secreto secretorum de la Gran Obra; ese es el Arcano A.Z.F., conexión del Lingam Yoni sin eyaculación del Ens Séminis; transmutar la Energía Creadora.

El Mercurio es el ALMA METALICA DEL ESPERMA. En Alquimia el Esperma es el Azogue en bruto, se dice que con ese Esperma transmutado se elabora el Mercurio que es el ALMA METALICA DEL ESPERMA.

Hay tres clases de Mercurio:

1.  Azogue en bruto, o sea el Exiohejari = Esperma Sagrado.

2.  El Alma Metálica del Esperma, que es el resultado de la         transmutación del mismo, es el Alma Metálica, Energía         Creadora que asciende por los cordones ganglionares         espinales hasta el cerebro.

3.  El más elevado: el que ha sido fecundado por el Azufre.

Mercurio y Azufre ascienden por el canal medular final al andén anacoreta (hasta el cerebro), despertando los centros Superiores del Ser. El ascendente de ese Mercurio fecundado por el Azufre, es el que viene a servir para la formación de los Cuerpos Superiores del Ser. Cuando el Mercurio fecundado por el Azufre cristaliza dentro de nuestra psiquis y de nuestro organismo, con las notas DO, RE, MI, FA, SOL, LA, SI, se forma el Cuerpo Astral; este es el Mercurio fecundado por el Azufre, mediante la segunda octava DO, RE, MI, FA, SOL, LA, SI, surge la figura del Cuerpo Mental; pero cuando cristaliza en una tercera octava superior, se forma el Cuerpo Causal; así se forma el hombre de verdad, porque tiene los cuerpos físico, astral, mental y causal, ya que recibe los principios anímicos espirituales, es un hombre auténtico.

Operaciones del Mercurio:

1.  Mercurio es igual a Azogue y éste a su vez es igual a         Esperma.
2.  Mercurio deriva del primer Mercurio.
3.  Mercurio es el fecundado por el Azufre, es el más         importante, es llamado Arché en griego, de allí salen         los Cuerpos Existenciales del Ser.

Esto lo encontramos en el macrocosmos, en la nebulosa, que es de donde saca los mundos, ese Arché Macrocósmico es la mezcla de Sal, Azufre y Mercurio, como vemos ahí también están las Sales, el Azufre y el Mercurio. La Sal está contenida en el Esperma Sagrado y se sublima con la transmutación, la Sal está contenida en las secreciones sexuales, cuando se realizan las transmutaciones también se transmuta la Sal, hay Sal, Azufre y Mercurio en el Arché Macro y Micro-cosmos.

¿Qué es esa Nebulosa? Allí salen las unidades cósmicas y se necesita la materia prima, aquí, el hombre también se elabora esa nebulosa particular con Sal, Azufre y Mercurio. Así allá arriba surgen los mundos, aquí surgen los Cuerpos, lo que el Gran Arquitecto del mundo hizo en el Macro-cosmos, nosotros tenemos que hacerlo aquí en pequeño, dentro de nosotros.

Se necesita crear el Arché dentro de nosotros que es igual a: Sal, Azufre y Mercurio.

Así como es arriba es abajo, el Arché viene a cristalizar en los cuerpos: Un Cuerpo es una mezcla de Sal, Azufre y Mercurio, tanto en el físico, astral, mental y causal. El Arché se fabrica con el primero, segundo y tercer Mercurio, el tercer Mercurio es el Arché y con él es que se hacen los Cuerpos.

Ya fabricamos los cuerpos, necesitamos perfeccionarlos y sólo lo logramos eliminando el Mercurio Seco (los Yoes); si no eliminamos los Yoes, los Cuerpos no se perfeccionan, y si no se perfeccionan no pueden ser recubiertos por las distintas partes del Ser. No pueden ser convertidos en Vehículos de Oro Puro, si no se elimina el Mercurio Seco y el Azufre Arsenicado, (el fuego animal, bestial de los mundos infiernos, atómicos del hombre, el que corresponde al abominable órgano kundartiguador), así se compenetran los cuerpos sin confundirse y vienen a servir de envoltorio para nuestro Rey, el Cristo Intimo, él se levanta de ese sepulcro de cristal y se recubre con esos Vehículos de Oro, para manifestarse aquí, a través de los sentidos, para trabajar por la humanidad, así es como el Señor viene a la Vida, surge a la existencia el Marqués interior de la Alquimia.

¿Cuál es la Piedra Filosofal? Es el Cristo Intimo recubierto con esos Cuerpos de Oro, esa envoltura de oro es el To Soma Heliakon, el Cuerpo de Oro del Hombre Solar. Cuando uno posee la Piedra Filosofal, tiene poder sobre la naturaleza, posee el Elixir de Larga Vida, puede conservar el Cuerpo por millones de años y la naturaleza le obedece. Ese es el camino de la Alquimia.

Minas y Azogues: Dentro del organismo humano suceden cosas, como por ejemplo esos cuerpos son Mercurio fecundado por el Azufre, tienen que aparecer los átomos de oro en esas partes de Mercurio y se fijan átomos de oro y el artífice los fija, el Antimonio que es una parte de nuestro Ser, amiguísimo de la transmutación del plomo en oro, así es como los Cuerpos de Oro vienen a convertirse en oro puro, cuando recibimos los cuerpos de oro, se recibe la espada de oro, ya se es Arcángel con la espada de oro puro, esa espada que lanza fuego y llamas, la espada de los Arcángeles. Todo eso se hace cuando se elimina el Mercurio Seco y el Azufre Arsenicado, si esto no se hace no se perfecciona en oro de la mejor calidad. Todo el secreto de la obra está en saber fabricar el Mercurio hasta crear el Arché, la nebulosa íntima particular de donde han de surgir los distintos cuerpos.

Mientras esté el ego vivo no hay comunicación con el Intimo. A medida que se está trabajando en la eliminación, se va poco a poco comunicando con el Intimo, lo presiente, se manifiesta fuera del cuerpo físico, durmiendo, para instruirnos, enseñarnos; poco a poco él va surgiendo dentro de las profundidades de uno mismo.

Las tres calcinaciones por el hierro y el fuego corresponden a la primera y segunda montaña y parte superior de la tercera montaña. De las tres calcinaciones, cocciones del Mercurio, son tres purificaciones a base de hierro y fuego, se llega a la Resurrección del Cristo en uno, mediante tres purificaciones a base de hierro y fuego, eso está representado en la cruz por los tres clavos, son tres calcinaciones del Mercurio.

Primera Montaña de la Iniciación.
Segunda Montaña de Reflexión.
Tercera Montaña, los últimos ocho años de la Obra.

El real Ser se manifiesta por simbolismos o directamente cuando uno tiene la debida preparación. Para que se manifieste en nosotros el Real Ser debemos bajar a la fragua encendida de Vulcano a trabajar en la preparación del Mercurio, aquí está el secreto de la Gran Obra, se llega a la Resurrección. El hombre fusionado la divinidad es el Super-Hombre, la mayor parte llega a hombre pero no a Super-Hombre. En Hombre hay que crear los cuerpos; si no se elimina el Mercurio Seco nos convertimos en Hanasmussianos con ego; esos son fracasados con doble centro de gravedad. Una parte de su Ser recubierto con oro, los cuerpos y la otra parte embotellada en los yoes, abortos de la naturaleza.

La Madre Naturaleza es la signatura astral del esperma sagrado, es la Estrella resplandeciente que brota dentro del mar, del caos, es el esperma, es la parte ígnea del Mercurio que guía y dirige la Gran Obra, la Stella Maris, la Virgen del Mar, del mar interior, esa es la misma que guía a los Magos, uno mismo es el mago, con ella se realiza la Gran Obra, todo ello a condición de eliminar el Mercurio Seco y el Azufre Arsenicado, así el Antimonio trabajará.

Las primeras nueve iniciaciones, que son inconscientes, las vive el Intimo y la personalidad no se da cuenta. Son Misterios Menores, el sendero probatorio, hay que romper con las cadenas de Misterios Menores. Lo fundamental para nosotros son las ocho grandes Iniciaciones de Misterios Mayores, el trabajo con la Gran Obra, toda la esencia de la Gran Obra va a la conciencia, pertenece a los funcionalismos de la conciencia.

Los Tres Reyes Magos son los colores que presenta el Mercurio cuando se están purificando los cuerpos.

Crisol Sexual. El Mercurio es negro en un principio, blanco después, luego prosigue con el amarillo y luego culmina con el rojo, el rojo es la púrpura que ellos como reyes llevaron puesta, por eso es el simbolismo de los reyes magos y la estrella que los guía es la Stella Maris, la que guía todo el trabajo.

Cuando se quiere convertir el Cuerpo Astral en un vehículo de oro puro, tiene que dedicarse a eliminar el Mercurio Seco y todos esos yoes sumergidos en el astral surgen con una fuerza terrible, repugnante, horrorosa y procesa el momento de corrupción en que todos esos elementos hay que irlos desintegrando porque atacan al Intimo, y se dice que uno ha entrado en el reino de Saturno a empezar su trabajo de fuego, trabajo con el cuervo negro. Cuando todos esos elementos han sido destruidos con el Mercurio, el Cuerpo Astral comienza a emblanquecerse y se recibe la túnica blanca. Cuando el Mercurio en el Astral aparece de color amarillo, se recibe la túnica amarilla.

Hay un principio muy inteligente que dice: un hombre puede luchar mucho y transformarse hasta llegar a la unión con Dios; hasta ahí progresa, pero después que Dios se manifiesta ya no hay más adelanto, progreso, ya llegó a Dios, si quiere progresar tiene que retrogradar, “echar la piedra al agua” y cuando vuelve a dar vida a esa piedra, entonces es más poderosa, más penetrante, extraordinaria. Hay hombres que lo han hecho hasta siete veces, ya más, es peligroso, se puede caer en maldición.
Yo lo he hecho tres veces, ya no más; es demasiado doloroso, se tardan siglos para levantase, a través de karmas dolorosos y amarguras terribles, después de muchos sufrimientos es que la piedra filosofal está otra vez por renacer en 1978, estará otra vez levantada, pero ¿a qué precio?, costó todas las razas para volverla a levantar, es un proceso muy peligroso.

Hay adeptos que intencionalmente “bajan” a tomar esposa cuando ya les está prohibido, pero no eyaculan el licor seminal, sino bajo la dirección de un Gurú, a trabajar con todas las reglas del Arcano A.Z.F., pierden la piedra porque se les prohibió el contacto sexual y después de cierto tiempo bajo la dirección del mismo Gurú, vuelven otra vez a dar vida a la piedra, hacen una Gran Obra, queda más poderosa que antes.

Hay que diferenciar entre una caída y una bajada. (Importante), mis tres casos fueron caídas no bajadas:

l.  La primera fue en la Luna y en la misma Luna me levanté.     2.  La segunda fue en la Raza Lemur.
3.  La tercera fue en la Meseta central del Asia, cometí el         mismo error del Conde Zanoni, puse amor en una hermosa         dama inefable, la tomé por esposa, a pesar de que se         me había prohibido y eso dio origen a una caída, pero         después de la experiencia de los siglos, ya estoy por         realizar una Gran Obra.

Recordemos el Ave Fénix, coronada de oro, patas, piernas de oro puro, la naturaleza le rendía culto, cansada de vivir después de millones de años, resolvió hacer un nido, dicen que con ramas de incienso, nardo, ramas preciosas, se incineró, la naturaleza se entristeció y después resucitó entre sus propias cenizas, más gloriosa que antes, más esplendorosa que antes.

Todo el poder de un adepto está en la Piedra Filosofal, cuando la echa al agua queda amolado.

La Vara de Moisés, es la espina dorsal, así como Moisés convirtió la vara en serpiente, así necesitamos levantar al hijo del hombre dentro de nosotros mismos; el Cristo Intimo hay que levantarlo dentro de nosotros mismos, pero antes hay que crear los Cuerpos Existenciales Superiores del SER, sólo así él podrá venir aquí, encarnar, nacer, para luego ir viviendo el Drama Cósmico, el tiene que hacerse cargo de los procesos emotivos, mentales, sentimentales, sexuales, y convertirse en hombre y lograr vencer a las tinieblas, eliminar a los yoes en sí mismo y triunfar en sí mismo.

El es digno de toda alabanza, honra y gloria, nadie más puede hacer eso por uno, sólo el Salvador y los 24 ancianos, 24 partes de nuestro Ser Interior Profundo, y los 4 Santos o Criaturas, son 4 partes Superiores de nuestro Ser, relacionadas con los 4 elementos, todos arrojan sus coronas a los pies del Cordero, porque sólo él es digno de toda honra, de alabanza y gloria, porque con su sangre nos redime; esa sangre es el fuego y el es el Cordero inmolado, se inmola completamente y se hace un hombre común y corriente a luchar con las tentaciones, deseos, pensamientos, hasta que triunfa; y hace eso por uno, por eso se le llama “Cordero de Dios que borra los pecados del mundo”; ese es el Cristianismo Esotérico Gnóstico bien entendido, nadie hace eso por uno, sólo él con su sangre nos redime con el fuego, es el Espíritu del Fuego, necesita un vaso de alabastro, un receptáculo para manifestarse y ese receptáculo son los Cuerpos de Oro que uno debe crear.

Entender esto es formidable, porque llega uno precisamente donde debe llegar, o sea a convertirse en hombre Solar Real, en el hombre-Cristo, por esto hay que luchar fuerte, contra todo y contra todos, con uno mismo, contra la naturaleza, contra todo lo que se oponga, hasta triunfar, convertirse en un Hombre Solar, esto no es cuestión de evolución o involución, sino de revolución interior, profunda, se sale del dogma de la evolución y de la involución, pertenece a la Gran Obra y esta Obra es revolucionaria; se necesita la voluntad; trabajos conscientes y padecimientos voluntarios.

Hay que dedicar la vida a la Gran Obra, eso quiere decir al Sol, una cosecha de Hombres Solares, debemos cooperar con el Sol, eso es lo que le interesa al Sol.

Samael Aun Weor