Lo primero será, relajar el cuerpo y la mente con una postura cómoda y un modo de respirar sereno y profundo.

mujer-meditandoA continuación, nos concentraremos en el corazón, el cual como un centro fundamental de nuestro cuerpo físico y psíquico, equilibra las distintas energías que circulan por este micro-universo, y mediante la atención puesta en los latidos del corazón, reflexionaremos en el sentido trascendental del Sístole y Diástole y su producto final: La Conciencia y La Vida.

Con los ojos cerrados y respirando serenamente, imaginamos al cuerpo físico, teniendo presente que imaginar es ver. Tratemos de establecer una relación entre la actividad del corazon y éste.

Ahora, establezcamos una relación con el medio ambiente que comienza con la habitación donde nos encontramos y teniendo presente los latidos del corazón para que éstos registren las impresiones y sensaciones del lugar.

Pon la Concentración de tu Mente en el Corazón y por el Amor que experimenta tu Esencia en esta práctica, se formará un Campo Concientivo, y éste te permitirá abarcar un campo mayor de impresión y sensación. Por ejemplo: Imaginad las otras casas, calles, árboles, personas, etc. Siente tus latidos del corazón que se corresponden con todo esto. Que hasta la misma respiración se corresponde con el medio ambiente, porque formas en todo con aquello.

Aumenta tu Campo Concientivo y visualiza otros pueblos, ciudades, paises, y continentes. Ten presente que la vida de un Mundo es el resultado del flujo y reflujo de la vida, al igual que tu cuerpo físico con respecto a tu corazón. Así es en lo infinitamente grande y en lo infinitamente pequeño.

Todo el Sistema Solar es un Gran Ser que palpita y por lo tanto vive, siente, imagina y se mueve en el camino de la infinita conciencia. Su corazón es el Sol. Unamos nuestro corazón al de él, como uno sólo. Experimentemos esta impresión, sensación y percepción.

Prosigamos hacia lo infinitamente grande, imaginemos millares de sistemas solares que forman una Galaxia. Nuestra Galaxia es denominada Vía Láctea. La estrella Sirio es el corazón de nuestra Galaxia. Las palpitaciones cósmicas mantienen vivo todo este sistema de soles y mundos. Imaginad y sentid todo esto que sucede sistemáticamente sucede por escala hasta ti.

El conjunto de Galaxias conforma un Infinito y éste tiene su corazón en la Infinitud que Todo lo Sustenta: EL ESPACIO ABSTRACTO ABSOLUTO. Así es como la diversidad retorna a la Unidad.

La Unidad es el SER de TODO. La Unidad del Ser depende del NO-SER. Entre el NO-SER y el SER también existe un flujo y reflujo Infinito. Piérdete con tu corazón y sus latidos en este profundo misterio de Dios.

La Concentración y el Silencio.

“El SILENCIO es un factor determinante en el trabajo de la CONCENTRACION. La Ley del SILENCIO es la base de toda enseñanza inicial, ya que permite un espacio virgen para una creación interior. El gnosticismo universal enseña que si queremos lograr el desarrollo de algo real en nuestra psiquis, debemos de aprender a AISLARNOS en nuestra intimidad, a través del SILENCIO INTERIOR y con el AHORRO DE ENERGIAS.

       meditationtiontionVelad el Silencio en el silencio de vuestra mente y Orad a vuestro Padre que está en secreto y hallaréis la Paz de la Concentración”.

El Silencio como tal no existe, pues todo movimiento es coesencial al sonido y todo vibra por el ritmo del Flujo y Reflujo producido por la Conciencia Unica. El Silencio en sí mismo es el producto de una alta vibración de la Conciencia.