meditacion-y-enfermedadEl Espacio Abstracto Absoluto es la causa “causorum” de todo lo que es, ha sido y será.   El Espacio profundo y dichoso es ciertamente la incomprensible Seidad, la mística raíz inefable de los siete cosmos, el origen misterioso de todo eso que conocemos como Espíritu, Materia, Universos, Soles, Mundos, etc.   Eso, lo Divinal, el Espacio de la felicidad, es una tremenda realidad más allá del Universo y de los Dioses.

“Aquello” no tiene dimensión alguna y, en verdad, es lo que es, lo que siempre ha sido y lo que siempre será; es la vida que palpita intensamente en cada átomo y en cada Sol.  Hablemos ahora sobre el Gran Océano del Espíritu. ¿Cómo poder definirlo? Ciertamente El es Brahama, la primera diferenciación o modificación de “Aquello” ante lo cual tiemblan los Dioses y los hombres. “Aquello”, ¿es espíritu? En verdad os digo que no lo es. “Eso” ¿es materia? Ciertamente os digo que no lo es.     “Aquello” es la raíz del Espíritu y de la Materia, más no es lo uno ni lo otro. “Aquello” trasciende las leyes de número, medida y peso, lado por lado, cantidad, cualidad, delante, detrás, arriba, abajo, etc. “Aquello” es eso que tiene realidad más allá del pensamiento, del verbo y del acto. “Aquello” no es del tiempo, y está más allá del silencio y del sonido y de los oídos para percibirlo. “Aquello” es lo inmutable en profunda abstracción divinal, Luz que jamás ha sido creada por ningún Dios ni por ningún hombre, Eso que no tiene nombre.

Brahama es espíritu, pero “Aquello” no es espíritu. El Absoluto, el In manifestado, es luz increada.

¿En dónde estaba la materia prima de la Gran Obra? Es evidente que ella reposaba antes de la aurora de la Creación, entre el seno profundo del Espacio Abstracto Absoluto. Esa materia primordial viene a ser realmente como el alma del único, el noúmeno viviente de cualquier sustancia, materia cósmica indiferenciada.

La sabiduría antigua dice que Brahama, el Padre, el océano del Espíritu Universal de vida, al llegar la Gran Noche (eso que los indostaníes llaman Pralaya o disolución del Universo) se sumerge entre el Espacio Abstracto Absoluto durante Siete Eternidades.

El Espacio está lleno de universos, mientras algunos sistemas de mundos salen de la noche profunda, otras llegan a su ocaso; aquí cunas, más allá sepulcros.

Antes de que amaneciera este Gran Día en el cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro Ser, ¿qué existía? El Rig Veda contesta diciendo:

 No existía algo, ni existía nada;

El resplandeciente cielo no existía;

Ni la inmensa bóveda celeste se extendía en lo alto.

¿Qué cubría todo? ¿Qué lo cobijaba? ¿Qué lo ocultaba?

¿Era el abismo insondable de las aguas?

No existía la muerte; pero nada había inmortal.

No existían límites entre el día y la noche,

Sólo el Uno respiraba inanimado y por sí,

Pues ningún otro que EL jamás ha habido.

Reinaban las tinieblas y todo el principio estaba velado.

En oscuridad profunda; un océano sin luz;

El Germen hasta entonces oculto en la envoltura,

Hace brotar una naturaleza del férvido calor.

 ¿Quién conoce el secreto? ¿Quién lo ha revelado?

¿De dónde, de dónde ha surgido esta multiforme Creación?

Los Dioses mismos vinieron más tarde a la existencia.

¿Quién sabe de dónde vino esta Gran Creación?

Aquello de donde toda esta Creación inmensa ha procedido,

Bien que su voluntad haya creado, bien fuera muda,

El mas elevado vidente, en los más altos cielos,

Lo conoce, o quizá tampoco, ni aun El lo sepa.

Contemplando la Eternidad…

Antes que fuesen echados los cimientos de la Tierra.

 Tú eras. Y cuando la llama subterránea

rompa su prisión y devore la forma,

todavía serás Tú, como antes eras,

sin sufrir cambio alguno cuando el tiempo no exista.

¡Oh, mente infinita, divina Eternidad!”

          congreso_2   Nuestros estudiantes gnósticos no deben olvidar jamás lo que son las tres fuerzas llamadas Padre, Hijo, Espíritu Santo. Estas tres fuerzas constituyen la Sagrada Triamazikamno. Esta es la Sagrada Afirmación, la Sagrada  Negación, la Sagrada Reconciliación; El Santo Dios, el Santo Firme, el Santo Inmortal.  En la electricidad son los polos Positivo‑Negativo y la fuerza Neutra. Sin el concurso de estos tres principios, resulta imposible toda creación. En Ciencia Esotérica Gnóstica, las Tres Fuerzas independientes tienen los siguientes nombres:

Surp‑Otheos; Surp‑Skiros; Surp‑Athanatos.

Fuerza Impulsora, Afirmativa, Positiva.

Fuerza Pasiva, Receptiva, Negativa, de Resistencia.

Fuerza Reconciliadora, Neutralizadora, Liberadora.

Estas tres fuerzas en el Rayo de la Creación parecen tres voluntades, tres conciencias, tres unidades. Cada una de estas tres fuerzas contiene en sí misma todas las posibilidades de las tres. Empero en su punto de conjunción, cada una de ellas manifiesta solamente su principio: el positivo, el negativo o el neutro.

Es interesantísimo ver las tres fuerzas en acción: ellas se separan, se alejan y luego se reencuentran para formar nuevas trinidades que originan nuevos mundos, nuevas creaciones. En el Absoluto, las tres fuerzas son el Logos Único, El Ejército de la Voz dentro de la Gran Unidad de la vida libre en su movimiento.

El proceso creador de la Sagrada Triamazikamno Cósmica Común se inició con el connubio sexual de la palabra, porque en el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Por El todas las cosas fueron hechas y sin El, nada de lo que es hecho hubiera sido hecho.

La Ley del Tres es la Ley de las Tres Fuerzas de Creación. Estas leyes establecen que las tres fuerzas deben entrar en toda manifestación. Es preciso comprender claramente que hay una Ley de Orden además de creación. Las fuerzas creadoras no podrían obrar a menos que crearan según cierto orden, y este orden de manifestación u orden de creación se halla regido por la Ley del Siete. La Creación está dispuesta en orden y está ordenada en cierta dirección. La Ley del Siete se aplica al orden de la manifestación de creación.

De acuerdo con la Sagrada Ley del Heptaparaparshinokh (Ley del Siete), se establecieron siete Templos en el Caos para la construcción de este Sistema Solar.

De acuerdo con la Ley Sagrada del Triamazikamno (la Ley del Tres), los Elohim (divinos principios inteligentes de la Creación) se dividieron en tres grupos dentro de todo Templo para cantar de acuerdo con la Liturgia del Fuego.    El trabajo de hacer fecunda a la Prakriti, es decir el Caos, la Madre Cósmica, el Gran Vientre, es obra siempre del muy sagrado Teomersmalogos, la Tercera Fuerza.

Dentro de cada Templo se organizaron los tres grupos así: primero, un Sacerdote; segundo, una Sacerdotisa; tercero, un grupo neutro de Elohim. Si tenemos en cuenta que los Elohim son andróginos, entonces es claro que tuvieron que polarizarse a voluntad en forma Masculina, Femenina y Neutra, de acuerdo con la Sagrada Triamazikamno Cósmica Común. El Sacerdote y la Sacerdotisa ante el altar; y en la planta baja del Templo, el coro andrógino de los Elohim. Los Rituales del Fuego fueron cantados y el connubio sexual de la palabra hizo fecundo el Gran Vientre del Caos y nació el Universo.

Los ángeles crean con el poder de la Palabra. La laringe es un útero donde se gesta la palabra. Nosotros debemos despertar Conciencia en la palabra, en la laringe creadora, para que un día pueda también pronunciar el Fíat Luminoso y Espermático del primer instante. La conciencia duerme en nuestra laringe, somos inconscientes con la palabra, necesitamos hacernos plenamente conscientes de la palabra.

Dicen que el silencio es oro. Nosotros decimos que existen silencios criminosos. Es tan malo hablar cuando se debe callar, como callar cuando se debe hablar.

Los ignorantes ilustrados que tanto abundan en este siglo, suponen que nuestros mantrams son palabras sin valor alguno y que su energía se pierde en el espacio. Ellos ignoran el valor interno de las palabras. Ellos desconocen la esencia de la palabra, y por ello se ríen de nuestros mantrams.

En toda palabra existe un valor externo y otro interno. Es precisamente el valor interno, la esencia o sustancia principal de la palabra. El elemento interno de la palabra no se encuentra comprendido dentro de nuestro espacio tridimensional. El elemento interno de la palabra hay que buscarlo en el Espacio Superior con dimensiones superiores a las nuestras. Nuestro Espacio aparece ante nosotros únicamente como una parte del Espacio Total. Así es como llegamos a la conclusión de que nosotros no conocemos todo el Espacio. Lo único que conocemos es esa pequeña parte que puede ser medida en términos de longitud, latitud y altura.

El elemento interno de la palabra se procesa geométricamente en las dimensiones superiores del Espacio.  Nada saben los científicos sobre la cuarta dimensión de la materia en el Espacio. Nada saben sobre la hipergeometría de ese tipo espacial de cuarta dimensión. Definir el espacio como la forma de la materia en el Universo, padece de la deficiencia más grave, cual es introducir el concepto de Materia, es decir, de lo desconocido, porque realmente la Materia continúa siendo lo Desconocido. Todos los intentos de definición física de la materia sólo conducen a un callejón sin salida: X=Y, Y=X. Este es el callejón sin salida de los físicos.

Las definiciones psicológicas sobre la materia conducen también al mismo callejón sin salida. Un sabio dijo: “La materia (como la fuerza) no nos da ninguna dificultad. Entendemos todo lo que a ella se refiere, por la buena razón de que nosotros la inventamos. Cuando hablamos de materia pensamos en objetos sensibles. Con lo que nos cuesta trabajo tratar es con el cambio mental de los hechos concretos pero complicados”.

“Hablando estrictamente, la materia existe sólo como un concepto. Para decir la verdad, el carácter de la materia, aun cuando se habla de ella sólo como un concepto, es tan poco obvio que la mayor parte de las personas son incapaces de decirnos exactamente qué es lo que entienden por ella”. Nadie sabe realmente qué cosa es Materia y sin embargo sobre ese concepto está fundada la escuela conservadora y reaccionaria del positivismo materialista.

Aun cuando a los físicos no les guste, tenemos nosotros que afirmar que la Materia y la energía son palabras aceptadas oficialmente para designar una larga serie de hechos complicados cuyo origen substancial desconoce la Ciencia. ¿Quién ha visto la Materia? ¿Quién ha visto la Energía? Nosotros únicamente vemos fenómenos. Nadie ha visto la Materia separada de las formas. Nadie ha visto la Energía separada del movimiento. Así pues, con esto queda demostrado que la materia y la energía son únicamente conceptos abstractos. Nadie ve la Materia separada del objeto, ni la Energía separada del movimiento. La Materia y la Energía separadas de las cosas y de los fenómenos son un misterio para el ser humano. El ser humano es subconsciente en un 97 por ciento y consciente en un 3 por ciento. El ser humano sueña con los fenómenos de la Naturaleza y los denomina materia, energía, etc. Antes de que existiera el Universo, antes de que existieran todos los fenómenos, existía la palabra. Realmente el Logos suena.

En el amanecer de la Vida, el Ejército de la Voz celebró los Rituales del Fuego cantando en la Lengua Sagrada. La Gran Palabra cristalizó en figuras geométricas. La palabra produce figuras geométricas objetivas. Tales figuras dibujadas en la Mente Universal, se llenan de materia cósmica y cristalizan materialmente.

Un ejemplo sencillo de esto lo tenemos en la cinta magnetofónica. El discurso queda grabado en la cinta. Cada letra cristaliza en líneas geométricas. Basta después hacer vibrar la cinta en la máquina grabadora para que se repita el discurso. Dios geometriza. La palabra toma figuras geométricas. La Gran Palabra cristalizó en figuras geométricas que se condensaron mediante la Materia Prima de la Gran Obra, dando origen a todos los fenómenos de la Naturaleza.

El Mundo y la Conciencia son realmente el resultado de la palabra. El espacio tridimensional es una propiedad de nuestra percepción material. Cuando mejoramos la calidad de las representaciones, mejora también la calidad de las percepciones y entramos en las dimensiones superiores del Espacio, donde el mundo tridimensional ya no existe y sólo queda en nuestra memoria como un sueño.

Realmente, el mundo que se presenta ante nuestra conciencia es sólo la mecánica de todas esas causas combinadas que dan origen a una serie definida de sensaciones.

Más allá del mundo y de la conciencia se halla la causa principal de toda existencia. Esta es la Palabra. Es el Verbo quien crea mundos. “En el principio era el Verbo y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por El fueron hechas; y sin El nada de lo que es hecho, hubiera sido hecho. En El estaba la Vida y, la Vida era la Luz de los hombres. Y la Luz en las Tinieblas resplandece, mas las Tinieblas no la comprendieron”.

Todo movimiento es coesencial al sonido. Donde quiera que exista el movimiento, existe el sonido. El oído humano sólo logra percibir un limitado número de vibraciones sonoras, pero por encima y por debajo de estas vibraciones que el oído registra, existen múltiples ondas sonoras que nadie alcanza a percibir. Los peces del mar producen sus sonidos peculiares, las hormigas se comunican entre sí por sonidos inaudibles para nuestra percepción física. Las ondas sonoras al actuar sobre las aguas, producen movimientos de elevación y de presión en ellas; las ondas sonoras al actuar sobre el aire, producen movimientos concéntricos. Los átomos, al girar alrededor de sus centros nucleares, producen ciertos sonidos imperceptibles para el hombre. El fuego, el aire, el agua y la tierra, tienen sus notas sonoras particulares.

Cada flor, cada montaña, cada río, tiene su nota síntesis, su nota peculiar. El conjunto de todos los sonidos que se producen en el globo planetario, viene a dar una nota síntesis en el coro inmenso del Espacio infinito. Cada mundo tiene su nota clave y el conjunto de todas las notas claves del infinito, forma la orquestación inefable de los espacios estrellados. Es la resonancia infinita de la Armonía Universal. Esta es la Música de las Esferas de que nos habla Pitágoras.

En la antigua China, dos hermanos gemelos iniciados inventaron un instrumento. Ellos descubrieron que el Universo tenía 49 notas y elaboraron un instrumento precioso, ahí entraron en actividad muchos elementos; actualmente todos los aparatos de música son degeneraciones o involuciones de ese instrumento. Ellos hicieron experimentos como el siguiente: haciendo vibrar ese instrumento que daba 49 notas actuaron sobre muchas cosas, empezaron por actuar sobre una octava, por ejemplo: DO RE MI FA SOL LA SI, hacían pasar un rayo coloreado del prisma solar a través de las notas musicales; ellos aprendieron a sacarle las formas positivas al prisma solar. Otro ejemplo: hicieron pasar un color determinado del prisma en su aspecto positivo sobre un pedazo de bambú y el pedazo de bambú se tiñó de inmediato de ese color.

Los colores y la Ley Sagrada del Heptaparaparshinokh (Ley del Siete) se combinan, los sonidos y colores están combinados.  La síntesis de las 49 notas del Universo es el sonido Nidio Vanciano, es la nota síntesis de la Tierra y vibra en el cerebro de cada uno de nosotros.

Si un músico, tocando un instrumento, diera con la nota clave de un hombre y prolongara esa nota hasta el máximum, entonces ese hombre moriría instantáneamente. Todas las celdillas del organismo humano se sostienen por el sonido, por el verbo. Los átomos de todo el organismo vibran en incesante movimiento. Y todo lo que está en movimiento suena. ¡Y el Logos suena! La nota síntesis de todo movimiento atómico del organismo humano podría, por ley de afinidad vibratoria, matar instantáneamente al ser humano.

Se dice que cuando Josué tocó la trompeta, cayeron los muros de Jericó, pues Josué dio con la nota clave de esos muros. En el ejército se sabe que cuando un batallón va a atravesar un puente, debe romper la marcha para no destruir con su ritmo sonoro la estabilidad de ese puente. Si se toca la nota de un piano y cerca hay otro piano, éste último repetirá la misma nota que el primero. Eso se debe a la ley de afinidad vibratoria.

Llévese ese ejemplo al caso que mencionamos… Realmente, si el músico produjera la nota clave de un hombre y la prolongara demasiado, por ley de afinidad vibratoria se repetiría en el organismo del hombre el fenómeno de los dos pianos, y entonces esto significaría muerte instantánea, es decir, una conmoción intensísima fuera de la resistencia del equilibrio normal de la estructura del hombre.

El Universo fue formado por el sonido y el mismo sonido lo mantiene, lo conserva. El sonido mantiene a las estrellas en su lugar, a los planetas en sus órbitas. La nota síntesis de una montaña es la que hace que ésta se mantenga como es, que una flor conserve su geometría, color, etc.

La combinación fonética hecha con sabiduría produce los mantrams. Así pues, un mantram es una sabia combinación de las letras cuyos sonidos determinan efectos espirituales, anímicos y también físicos.

Antes de que se revelaran todos los idiomas de la Torre de Babel, sólo existía una lengua única, un lenguaje de oro… un idioma universal. Ese idioma tiene su gramática cósmica perfecta. Las letras de esa Lengua de Oro están escritas en toda la Naturaleza. Quien haya estudiado las runas nórdicas y los caracteres hebreos, chinos, tibetanos, etc., podrá intuir ese Lenguaje Cósmico con sus letras enigmáticas.

Los lémures usaban normalmente un alfabeto de 300 consonantes y 51 vocales que sabían articular. La palabra fue degenerando, la capacidad hablativa del ser humano se fue perdiendo conforme el ser humano fue degenerando, y hoy apenas se usan unas pocas vocales y consonantes en nuestro alfabeto. El idioma chino conserva todavía muchos sonidos de la antigüedad, el idioma chino es de los más ricos que hay.

I E O U A M S, las siete vocales fundamentales de la Naturaleza, resuenan en toda la Creación.        Existen mantrams para cada chakra. Con dichos mantrams es dable despertar poderes ocultos. Así hay gran número de mantrams para salir en cuerpo astral; o para dominar el fuego, el aire, las aguas y la tierra; y otros por medio de los cuales se adquiere la capacidad para la defensa ante las entidades tenebrosas que moran en el Abismo, etc.            Existe una íntima relación entre las glándulas sexuales y la laringe creadora. Cuando el niño llega a la edad de 14 años, su voz se transforma en la voz de un hombre. Esto es debido a la íntima relación existente entre las glándulas sexuales y la laringe creadora.

La energía del Tercer Logos (Espíritu Santo) se expresa por medio de los órganos sexuales y por medio de la laringe creadora. Estos son los dos instrumentos a través de los cuales fluye la poderosa energía creadora del Tercer Logos. Y cuando se trabaja con la Magia Sexual, el “Arcano A.Z.F.”, se despierta el Fuego Interno, la Serpiente Sagrada. El flujo ascendente de la energía creadora del Tercer Logos en nosotros, es Fuego vivo. Ese Fuego pentecostal sube a lo largo del canal medular abriendo centros magnéticos de la anatomía oculta, despertando poderes milagrosos.

Cuando el Fuego Sagrado llega a la laringe creadora, el hombre puede crear con el poder de la palabra. El Iniciado en los mundos internos puede concebir algo mentalmente y cristalizarlo con la palabra. ¡El Verbo crea, el Universo fue creado por el Ejército de la Voz, por la Gran Palabra!

Aquellos que practiquen Magia Sexual, aquellos que trabajan con el “Arcano A.Z.F.” deben cristificar la palabra. La palabra y el sexo están íntimamente relacionados: la palabra es sexual. Y cuando alguien trabaje en el Magnus Opus, cuando ese alguien transmute sus energías creadoras, debe cristificar el lenguaje. Pues las palabras vulgares, las palabras inarmónicas, las palabras arrítmicas, modifican con sus vibraciones las energías creadoras, dándoles modos de vibración absolutamente fatales.

Y las palabras divinales, las palabras sublimes, armónicas, melodiosas y perfectas, producen transmutaciones sexuales plenas de gloria. Nuestro adorable Salvador del Mundo, cristificó su palabra bebiendo en el cáliz de la sexualidad. ¡El Verbo es mántrico, el Verbo es sexual!  Si habláramos en la Lengua de Oro, entonces el fuego, el aire, las aguas y la tierra nos obedecerían. ¡Seríamos verdaderos dioses…! Si habláramos a una montaña en lengua sagrada, y si le ordenáramos desintegrarse, la montaña saltaría hecha pedazos en espantoso cataclismo.

El sonido del cañón, su estampido, destruye los vidrios de una ventana. Por otra parte, una palabra suave… apacigua la ira. Pero una palabra grosera, inarmónica, produce enojo, o melancolía, tristeza, odio… Dicen que el silencio es oro. Mejor es decir: es tan malo hablar cuando se debe callar, como callar cuando se debe hablar.

Hay silencios delictuosos, hay palabras infames. Débase calcular con nobleza el resultado de las palabras habladas, pues muchas veces se hiere a otros con las palabras, en forma inconsciente. Las palabras llenas de malintencionado doble sentido, producen fornicaciones en el mundo de la mente. Nunca se debe condenar a nadie con la palabra, jamás se debe juzgar a nadie. La maledicencia, el chisme, la calumnia, han llenado al mundo de dolor y amargura.

La lengua es el pequeño timón que guía nuestra nave. La lengua es como una llama capaz de producir terribles incendios. Puede destruir, puede purificar. Si trabajamos con el “Arcano A.Z.F.”, hay que comprender que las energías creadoras están expuestas a toda clase de modificaciones. Estas energías de la libido pueden ser modificadas en poderes de luz o de tinieblas. Todo depende de la calidad de las palabras.

Los Misterios Sagrados del Logos se conocieron entre los mayas, egipcios, hindúes, persas, griegos, etc. Todos los paraísos hebreos están llenos de ríos de agua pura de vida de donde manan leche y miel, y de vino sagrado, delicia de los que lo beben.

Realmente, todos esos ríos sagrados, todas esas aguas de vida, todos esos lagos de los templos, son símbolos del Semen Cristónico que el ser humano lleva depositado en las vesículas seminales. Durante el trance erótico sexual, el Fuego Sagrado del Espíritu Santo fecunda las aguas de vida para que surja el Maestro Secreto. Ciertamente, el Maestro Interno es la Nota Síntesis de todas las notas: es el Dios que llevamos dentro. Es el Verbo.

Ha llegado el momento de vocalizar, de aprender a deletrear el Lenguaje de Oro para despertar los chacras, discos o ruedas magnéticas del cuerpo astral. Así, cualquiera puede ver, oír, tocar, las grandes realidades de los Mundos Superiores. Hay que ponerse en acción, pero en acción suprafísica, intencionalmente… Todo en el Universo vive en incesante movimiento y todo movimiento es coesencial al sonido. ¡Dominemos pues, el sonido!

COMPLEMENTO

 “Al que sabe, la palabra da poder; nadie la pronunció, nadie la pronunciará, sino solamente aquel Que la tiene encarnada”.“El poder de la palabra es tan absoluto como la muerte”.(Proverbios)

“Más allá de las palabras está la música, silencio del alma”.(San Agustín)

 LOS PECADOS DE LA LENGUA Y LA VERDADERA SABIDURIA

 Santiago dijo que lo mismo que el bocado que se le pone al caballo controla todas sus acciones, así el hombre ha de controlar su lengua si quiere ser fiel en todo cuanto dice. No puede admitirse, por incoherente, que un cristiano use su boca para alabar a Dios y a la vez la emplee para maldecir. Hermanos míos, no queráis ser muchos los maestros, sabiendo que recibiremos un juicio más severo. Todos faltamos de muchas maneras. Si uno no falta en las palabras, es un hombre perfecto, capaz de refrenar también todo su cuerpo.

Metemos el freno en la boca a los caballos para que nos obedezcan y podamos así dirigir todo su cuerpo. De la misma manera, las naves, que, aun siendo tan grandes y azotadas por vientos impetuosos, son dirigidas por un pequeño timón, según la voluntad del piloto. Así también la lengua es un pequeño miembro que se atreve a grandes cosas. Observad que una pequeña chispa puede incendiar un bosque inmenso. La lengua también es un fuego, un mundo de iniquidad.

La lengua puesta en medio de nuestros miembros infecta todo nuestro cuerpo e inflama el curso de la vida cuando está inflamada por la gehenna. Toda clase de bestias y de aves, de reptiles y de peces es domable, y ha sido de hecho domada por los hombres. Pero nadie ha podido domar nunca la lengua: es un azote irrefrenable, llena de veneno mortífero. Con ella bendecimos al Señor, nuestro Padre, y con ella maldecimos a los hombres, hechos a imagen de Dios. De la misma boca salen las bendiciones y las maldiciones. Pero no debe ser así, hermanos míos. ¿Acaso, una fuente hecha por el mismo caño agua dulce y amarga?   Acaso hermanos míos, la higuera puede producir aceitunas y la viña higos? El agua salada no dará jamás agua dulce. ¿Quién es sabio y experimentado entre vosotros? que muestre, con su buena conducta, su dulzura y su sabiduría. Pero si tenéis en vuestros corazones envidia amarga y espíritu de disputa, no os gloriéis ni mintáis contra la verdad. Esta sabiduría no viene de arriba, sino que es terrena, sensual, endemoniada. Pues donde hay envidia y espíritu de disputa, allí hay desorden y toda clase de obras malas. La sabiduría de arriba, por el contrario, es ante todo pura, pacífica, condescendiente, conciliadora, llena de misericordia y de buenos frutos, imparcial, sin hipocresía. El fruto de la justicia se siembra en la paz para los que obran la paz.

EL SAGRADO PRANAVA El Om Sagrado

Om es sonido.

El sonido es vibración.

El nombre es inseparable de la forma.

La forma puede desvanecerse.

Pero el Nombre o Sonido permanece.

Om es la primera vibración del sonido.

El mundo provino de Om.

En Pralaya todos los sonidos se funden en Om.

La cualidad de Akasa es el sonido.

De Akasa provienen los cinco estados de la Materia (los cinco elementos).

Akasa es infinito.

Om es la palabra de poder.

Om es el monosílabo sagrado.

Om es la letra mística.

Om es el Akshara inmortal.

En Om reposa el mundo.

En Om vivimos y tenemos nuestro Ser.

En Om vamos a descansar.

En Om encontramos nuestra búsqueda.

Cantad Om rítmicamente.

Entonad Om en voz alta.

Rugid Om con fuerza.

Repetid Om mentalmente.

Sacad fuerza del Om.

Obtened inspiración del Om.

Embebeos de bienaventuranza con Om.

Gloria a Om.

Victoria a Om.

Hosanna a Om.

Salve a Om.

Adoraciones a Om.

Postraciones a Om.

Devoción a Om.

Confiad en Om.

Concentraos en Om.

Meditad en Om.

Om. Om. Om.

Oh dulce Om.

Om es la palabra de Poder.

Om es el Mantram supremo.

Om es el símbolo de Brahama.

Om es Om Tat Sat.

Om es la fuente de todo.

Om es el vientre de los Vedas.

Om es la base de todos los idiomas.

En Om se funden todas las trinidades.

De Om proceden todos los sonidos.

En Om existen todos los objetos.

Oh dulce Om.

Potente Pranava.

Vida de mi vida.

Bote para cruzar este Samsara.

Heraldo de la bienaventuranza eterna.

Mi redentor, mi salvador.

Guíame y llévame a Dios Padre.

Amen.

Sri Sarasvati Sivananda.

CHAKRA FRONTAL (entrecejo):

Se desarrolla con la entonación de la vocal I. Así: iiiiiiiiiiii.

Facultad: Clarividencia

CHAKRA LARÍNGEO (Laringe):

Se desarrolla cantando la vocal E. Así: eeeeeeeeeeee.

Facultad: Oído mágico.

CHAKRA CARDÍACO (Corazón):

Se desarrolla vocalizando la letra O. Así: oooooooooooo.

Facultad: Intuición, desdoblamientos astrales, etc.

CHAKRA UMBILICAL (Plexo Solar):

Se desarrolla cantando la letra U. Así: uuuuuuuuuuuu.

Facultad: Telepatía.

CHAKRAS PULMONARES (Pulmones):

Se desarrolla cantando la letra A. Así: aaaaaaaaaaaa.

Facultad: Recordación de vidas pasadas.

CHAKRA PROSTÁTICO (Próstata u Ovarios):

Se desarrolla con la letra M. Así: mmmmmmmmmmmm, como el sonido que emite la vaca.

Facultad: Dominio sobre el elemento Agua.

CHAKRA COXÍGEO (Coxis):

Se desarrolla entonando la letra S. Así: ssssssssssss, como el sonido que emiten las serpientes.

Facultad: Dominio sobre el elemento Tierra.

Cada vocal va precedida de una inhalación y sólo resuena al exhalar por la boca. Debemos imaginarnos que los Chakras o Centros Magnéticos intensifican su actividad vibratoria, rotando positivamente de izquierda a derecha como las manecillas de un reloj visto, no de lado, sino de frente. Esto es muy importante.

V. M. Samael Aun Weor